Saltar

“Seguir, cuando no hay motivos. Que duela —y a pesar de todo, quedarse,” Jesús Terrés.

“¿Cómo andan tus fantasmas?” es el título de un capítulo de ‘Primavera con una esquina rota’ de Benedetti. Siempre he dicho que las preguntas más jodidas, las hacen los libros.

Mi miedo es a mirarme en unos años en el espejo y seguir siendo la misma. Mi miedo a estancarme. A dejar de intentarlo con todas mis fuerzas. A que todo eso que puede pasar, no pase. Mi miedo es a salvarme.

A veces confundimos ser estúpido con valiente (y viceversa). La línea que separa las grandes decisiones de los errores mayúsculos es mínima. Pero a la vida, supongo, hemos venido a jugar (y a jugárnosla). Y lo bueno de romperse es que al (re)montarnos, podemos decidir en qué nos convertimos.

“Eres demasiado joven para renunciar a tus sueños,” me dijo. Y soy demasiado mayor para seguir postergándolos, pienso.

Estoy aquí, sentada al borde del abismo y aún no sé si voy a saltar pero ya empiezo a notar las cosquillas y eso, amigos, es una buena señal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s